¿A qué edad empezar a adiestrar a mi perro?

Cuando hablo con propietarios de perros sobre mi profesión, una de las consultas que más me hacen es: ¿A qué edad puedo empezar a adiestrar o educar a mi perro? Y es que la reflexión que hacen muchos es: ¿Para qué voy a contratar a un adiestrador y le voy a estar pagando para que entrene con mi perro a una edad en la que no va aprender nada? Para eso espero a que cumpla el año y empieza a adiestrarlo.

Esta opinión está tan extendida porque muchos propietarios piensan que adiestrar a un perro es pegarle patadas como hacen los locos por la tele entonces se plantean: ¿Para qué voy a pagarle a un adiestrador y que se líe a patadas con mi cachorro? Para eso espero a que el perro cumpla el año y que todas las patadas que le tenga que dar se las pegue juntas.  ¿Tú también has oído eso de que a los perros hay que empezar a adiestrarlos a partir del año? ¿Sabes de dónde viene ese mito?

En el adiestramiento canino por culpa entre otros factores de los programas de televisión, se ha extendido la idea de que el adiestramiento y la educación del perro está basado en fórmulas mágicas, en toques mágicos, en que al perro hay que pegarle un golpe en el cuello porque eso simula la mordida del lobo y demás tonterías que han hecho y siguen haciendo un daño brutal a los perros. El adiestramiento canino está basado en el trabajo, en la dedicación, en la paciencia, la implicación y el cariño que tú le tengas al perro. En base a esto se empieza a trabajar de manera adecuada y respetuosa con el perro.

 

La idea de que a los perros hay que empezar a adiestrarlos a partir del año viene de los perros policía y de los perros guías de los invidentes. Estos perros empiezan su entrenamiento a partir del año porque antes no soportarían la presión a la que les somenten. Los perros de la policía y demás cuerpos de seguridad pasan horas y horas encerrados en cheniles como locos, ¿crees que un cachorro podría soportar esa vida? Los perros guías pasan de ser los perros más felices y juguetones del mundo a convertirse en robots, esclavos del usuario, ¿qué ha pasado en el adiestramiento de ese perro que hace pocos meses estaba lleno de alegría y felicidad?

 

La mejor edad para empezar a entrenar con un perro es lo antes posible. Incluso antes de nacer ya podemos trabajar con el cachorro a través de la madre, ya que una perra preñada que sufre estrés, ansiedad o problemas de agresividad, le chuta al cachorro adrenalina y cortisol que resulta muy perjudicial y que puede marcar mucho su carácter de adulto… ¡y aún no ha nacido!

 

Ahora te voy a poner un ejemplo para que veas la importancia de adiestrar lo antes posible al perro. Los cachorros cuando tienen 2 meses todos acuden a la llamada, cuando tienen 6-7 meses todos te fallan en la llamada. Pero un perro con el que has estado trabajando la llamada desde que tenía 2 meses te fallará mucho menos que con el que no has trabajado nada, ¡pero muchísimo menos!

Para adiestrar a un cachorro hay muchos adiestradores competentes, y con pocas sesiones los propietarios ya tienen conocimientos suficientes para trabajar durante meses con él. Sin embargo cuando al cachorro le dejamos sin educarle ni adiestrarle, pensando que ya lo haremos cuando tenga un año, el asunto puede ser muy grave. A mí nunca me han dado de comer los cachorritos domésticos a los que yo cariñosamente llamo “Tobys”, mi cliente nunca ha sido ese propietario con un Toby que hacía cosas de cachorritos. El cliente que me ha dado siempre de comer ha sido el que ha dicho – Déjalo, ya lo educaremos cuando tenga un año- Y cuando el perro ha cumplido el año, su propietario me ha llamado llorando porque ha matado a un perro que se le ha cruzado por la calle y a su hijo lo ha mordido y está en el hospital, ese es mi cliente… y ese trabajo ya no se arregla con un par de sesiones, y no todos los adiestradores están cualificados para trabajar ese tipo de problemas.

 

Por lo que si tienes un perro o acabas de adquirir uno, no pierdas más el tiempo ¡y ponte a entrenar lo antes posible!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *