Antes de regalar un cachorro – perro a un niño mira este vídeo

Bueno, pues ya llegó otra navidad, ya vienen las cenas familiares donde tenemos que soportar a gente de la que no queremos saber nada en todo el año, las cenas de empresa, los regalos, los juguetes y los cachorritos metidos en cajas.

Vivimos en una sociedad impulsiva, es la base del sistema de consumo, consumir cosas innecesarias. Y los más impulsivos y caprichosos son los niños, que quieren una cosa y a los 5 minutos quieren otra simplemente porque la acaban de ver por la tele o a otro niño.

Yo conocí a una madre que le regaló dos cachorritos a sus dos hijos, porque los niños vieron a mis perros y querían uno, pues la madre en navidad les compró un perro a cada uno, dos bichones malteses. Al segundo día ya los niños no sacaban a los perros ni a mear, era ella la que tenía que ocuparse de todo, y antes de acabar el año ya me estaba preguntando la madre si yo conocía a alguien que quisiera perro. Porque mira, la verdad, la mayoría de los perros que se regalan en estas fechas van a ir a la puta calle cuando llega el verano, pero estos dos no se comieron ni las uvas de fin de año. Jaja!

Vamos a ver, los perros cagan, mean, ladran, cazan, matan bichos, muerden, se revuelcan en la mierda, rompen cosas… ¿de verdad te gustan los perros? ¿Tú crees que a tu hijo le va a gustar un animal que hace todas esas cosas?

La mayoría de los propietarios que adquieren un perro (y más en estas fechas) no quieren un perro, quieren un bicho peludo que les haga compañia, al que achuchar cuando llega su cumpleaños y no tengan a nadie a su lado, o para que el perro tome el rol del hijo que no tienen. Y los que los regalan a sus hijos para darles el capricho, los niños a los dos dias ya estan aburridos del perro, porque piensan que el perro va a hacerle malabares. Que le van a dar a un botón y ya está, que el perro es mitad niño, mitad robot. Cuando por el contrario un perro es sacrificio, es mucha dedicación, hay que educarlo, enseñarle, para que compartir la vida con el perro sea algo agradable y no un sufrimiento.

Cuántas veces he visto a un niño corriendo delante de su Beagle para que le siga, y el Beagle pasando por completo del niño porque quiere olfatear. Eso por la mañana, por la tarde el niño ya está aburrido del Beagle porque el perrito no hace lo que el niño quiere. El niño quiere una cosa y el perro tiene otras necesidades. Porque los niños, y los mayores… que eso sí que tiene delito, piensan que un perro va a llegar a casa y se va a poner a hacer cosas increíbles, cuando un perro hace lo que te he dicho antes.

Por eso cuando tu hijo te diga papá, mamá, ¡que quiero un perro! Antes de comprarle el perro, llévalo a que vea lo que realmente es un perro. Llévatelo un día de caza, para que vea perros cazando, rastreando… otro día a un grupo de trabajo de perros de obediencia, de protección… cuando el niño lleve 3 meses yendo a un club de agility o manejando perros, entonces cómprale uno. Pero si no… ¿Para qué?

¿Para qué quiere el niño un perro? Para tenerlo cosificado como a un muñeco? ¿O que lo tengas que sacar tú de paseo a cagar y mear porque el niño está jugando a la consola? Pues vaya vida que le espera al pobre perro. Para eso cómprale una rata, que son muy inteligentes, que le enseñe trucos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *